La Perspectiva de Dios, Tu Realidad – Parte 6